NOTICIAS • ACTUALIDAD

La DRA. LAURA LECHUGA GÓMEZ RECIBE EL PREMIO DE INVESTIGACION BURDINOLA en su XVIII edición - El premio reconoce su trabajo sobre los Avances en Nanomedicina, Nanodiagnóstico, Medicina Regenerativa y Terapia Personalizada.

En el Aula Magna de la Casa de Convalescència de la UAB  se ha realizado la entrega de la XVIII edición del Premio de Investigación Burdinola a la Dra. Laura Lechuga Gómez, en un acto presidido por el Director de la Institució CERCA D. Lluis Rovira i Pato.
El galardón reconoce la destacada labor de investigación en el campo de la Nanomedicina, y en concreto en los avances en medicina regenerativa y terapia personalizada de La Dra. Laura Lechuga Gómez. La premiada dirige en el ICN2 el grupo de investigación “Nanobiosensores y Aplicaciones Bioanalíticas” orientado hacia la Nanomedicina y que cuenta con más de 20 integrantes. Además, es Profesora de Investigación del CSIC y está vinculada al CIBER-BBN (Biomateriales, Bioingeniería y Nanomedicina) del Instituto de Salud Carlos III. 
El jurado ha estado presidido por el Doctor Joseba Pineda, decano de la Facultad de Medicina y Enfermería del UPV/EHU, siendo secretario el Director de la Fundación Universidad-Empresa Euskoiker, el Doctor Alfonso Hernández y cinco vocales de reconocido prestigio: la Doctora Maria Ángeles Muñoz, la Doctora Maria José Alonso, el Doctor Arkaitz Carracedo, el Doctor Josep Samitier y Don Mikel Martínez, Director General de Burdinola, éste último con voz pero sin voto.
El secretario, D. Alfonso Hernández ha leído el acta y el Director General de Burdinola D.Mikel Martínez,  ha hecho entrega del galardón y la dotación económica de 15.000€.
En el evento se ha dado cita gran parte de la comunidad científica y universitaria de la ciudad, contando con una destacada asistencia de profesionales.
Durante el mismo, el Director General de Burdinola ha dedicado parte de su intervención a destacar el valor de futuro de la actividad investigadora para avanzar hacia una sociedad de progreso y más competitiva, destacando el ejemplo de la nueva galardonada por el Premio de Investigación Burdinola.
 
La premiada
La Profesora Laura Lechuga se doctoró en Química por la Universidad Complutense de Madrid (España) en 1992. Es Profesora Titular del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y Jefa del Grupo de Nanobiosensores y Aplicaciones Bioanalíticas del Instituto Catalán de Nanociencia y Nanotecnología (ICN2) en Barcelona (España) y en el Centro de Investigación Biomédica en Red (CIBER-BBN). Ha sido profesora adjunta en la Universidad Artic de Noruega (2012-2016) y profesora visitante distinguida en la Universidad de Campinas (Brasil) (2013-2017).
La Doctora Laura Lechuga ha sido reconocida por el jurado del XVIII Premio de Investigación Burdinola como merecedora de este galardón, que en la presente edición ha querido distinguir al trabajo más destacado del ámbito Nanomedicina: nanodiagnóstico, medicina regenerativa y terapia personalizada. En la reunión del jurado se destacó especialmente su Liderazgo y actitud pionera, actividad de transferencia y visibilidad internacional.
El laboratorio de la Doctora Lechuga, creado en 1998, pionero en el área del Nanodiagnóstico, es a día de hoy un referente mundial en el campo de los dispositivos nanobiosensores basados en principios fotónicos. La Doctora Lechuga destaca por aunar tanto por la vertiente de ciencia básica como un sofisticado desarrollo tecnológico de dispositivos, siempre con ideas y diseños propios, que se han implementado en tecnologías pioneras a nivel internacional con una notable interdisciplinariedad en física, microtecnologías, fotónica, biología y medicina y demostrando su aplicabilidad directa en el diagnóstico de enfermedades (fundamentalmente cáncer y enfermedades infecciosas).
En el campo del Nanodiagnóstico, sus contribuciones científicas más importantes se centran en el desarrollo de biosensores nanofotónicos y nanoplasmónicos de alta sensibilidad y miniaturizables, desarrollados con ideas y tecnología propia, así como en la transferencia tecnológica de sus resultados. Su trabajo ha sido pionero a nivel internacional en dispositivos biosensores fotónicos como el interferómetro Mach-Zehnder y guías interferométricas bimodales, el biosensor magnetoplasmónico o el biosensor de micropalancas de guías de ondas. Su gran experiencia en la biofuncionalización de superficies sensoras y en la aplicación de los dispositivos, ha permitido la utilización de los mismos para la evaluación de problemas reales como el diagnóstico precoz de enfermedades como el cáncer o enfermedades infecciosas, directamente en muestras humanas, de forma rápida y precisa. Uno de los principales logros de su trabajo es el desarrollo de plataformas funcionales tipo “lab-on-a-chip”, con la integración de los biosensores, la microfluídica, la electrónica, hardware y software en una única plataforma, en un dispositivo que puede emplearse fuera del entorno del laboratorio (dispositivo “point-of-care”). 
Su alto impacto internacional se refleja en su impresionante CV, donde cabe de señalar que ha publicado más de 270 trabajos de investigación (índice h=51 y más de 9900 citas, Google Scholar) y ha impartido más de 365 Conferencias invitadas en todo el mundo, incluyendo las más prestigiosas conferencias de su ámbito. Uno de los principales aspectos a destacar de su carrera científica es su vocación translacional, con una importante y exitosa labor de transferencia tecnológica, incluyendo la gestión de 8 familias de patentes, la creación de dos empresas spin-off: SENSIA, SL (2004) y BIOD, SL (2010), la transferencia de diversas patentes y la colaboración con numerosas empresas de relevancia a nivel nacional, que se inició muy tempranamente con una exitosa colaboración durante su etapa de Tesis Doctoral (1990) con la empresa Tabacalera, SA. 
 
El premio
Una actividad en contacto directo con los equipos de investigación y una especial sensibilidad con el entorno social, hicieron germinar en la empresa Burdinola la idea de crear un galardón que contribuyera al reconocimiento, la valoración y el estímulo de la comunidad científica. Este propósito se materializó en el año 1993 con la puesta en marcha del primer Premio de Investigación Burdinola. Desde entonces, la lista de galardonados ha ido creciendo con nombres ilustres de la actividad científica española. 

» volver